El Gobierno adjudicó el corte de luz masivo a una falla puntual y no descartó imponer multas a las empresas

Alberto Fernández – (POOL/)

La ola de calor y los posteriores cortes eléctricos y de agua irrumpieron con fuerza hoy en la agenda pública. Una suspensión masiva del suministro afectó a 70.000 personas y provocó, también, faltantes de agua. El Gobierno, que venía tomando medidas “de prevención y mitigación”, lo adjudicó a un problema puntual y aseguró que el servicio se está restableciendo. Además, se cruzó con la oposición por las críticas en la gestión energética y tarifaria. Mientras tanto, en el conurbano, una intendenta del oficialismo aprovechó para embestir contra Edesur al reflotar la polémica por el contrato que buscan rescindir.

Los cortocircuitos políticos entre el oficialismo y la oposición por la FMI, que ocuparon el centro de la agenda política la semana pasada, quedaron en segundo lugar desde el lunes por las fallas en el suministro de energía y dieron lugar a una discusión sobre tarifas y gestión de la energía. Todo ocurrió a partir de la ola de quejas por cortes de luz que llegaron desde distintos puntos del conurbano y la Ciudad, y que obligaron a las empresas privadas y a las instituciones estatales que controlan el servicio a dar explicaciones.

El Ente Nacional Regulador de la Electricidad admitió que 70.000 usuarios en la zona del área de concesión de Edenor S.A. se quedaron sin energía por dos “desenganches” entre líneas de alta tensión que se produjeron, con diferencia de minutos, entre las 13 y las 14.

En el Gobierno adjudicaron el problema, que afectó a miles de personas en la Ciudad y el conurbano, a una falla en las líneas de Alta Tensión debido a “un evento en la zona de Costa Esperanza, de la zona de San Martín”. Un informe preliminar apuntaba que hubo un incendio en un edificio, que provocó una serie de fallas que provocaron el corte, indicaron. Y apuntaron que el corte duró “unas horas” y que el servicio se estaba restableciendo. Ante una consulta de Infobae sobre otros cortes, en el ENRE aún no habían brindado especificaciones.

“Lo de hoy, hasta ahora, según la explicación que Edenor le da al ENRE, es que se prendió fuego una casilla en San Martín, que está armada sobre una torre, y eso hizo que salte”, explicaron en la Casa Rosada. “Siempre hay más incendios en los barrios vulnerables, mucha gente se cuelga de la electricidad y la tensión salta. Esto pasó en un momento de pico de consumo”, agregaron, y aseguraron que “se va a ir reponiendo” el servicio. “El Estado está tomando medidas de prevención y mitigación de esto”, dijeron fuentes oficiales. Y no descartaron imponer multas.

“Pueden llegar a haber más cortes, o inclusive incendios, estamos hace una semana trabajando en todas las posibilidades de riesgo. Pero el contexto no es tan inhabitual ni distinto de 2019, o el año pasado. La diferencia es que atraviesa a todo el país”, relativizó la situación una alta fuente de la Casa Rosada.

En tanto, el Presidente, que había arribado a Balcarce 50 en las primeras horas de la tarde, recibía los informes de la Secretaría de Energía, el Ministerio de Seguridad y el área de Cascos Blancos de la Cancillería sobre la situación derivada de los cortes de energía y agua, y las acciones de prevención ante la posibilidad de que se produzcan incendios en medio de la sequía.

(Franco Fafasuli)

En el Gobierno aseguran que veían venir este panorama ante el pronóstico de altas temperaturas, que según el Servicio Meteorológico Nacional se extenderá, al menos, hasta el viernes. Por eso desde el viernes organizaron entre la Casa Rosada y el Ministerio de Hacienda una serie de reuniones en el marco del Sistema Nacional de Gestión Integral del Riesgo (SINAGIR), que activaron para analizar el tema. “Hablamos de abastecimiento de agua, de energía, de incendios, no dejamos ninguna variable sin ver”, dijo una fuente al tanto de lo conversado el lunes y el martes por la mañana.

La ola de calor activó todas las áreas del Estado abocadas a la problemática, que afectaban incluso el suministro de agua potable. Aysa emitió un comunicado para pedir que se haga un “uso racional” del servicio debido a un corte energético en las plantas potabilizadoras San Martín y Juan Manuel de Rosas y en las Estaciones Elevadoras que se desprenden de ellas. El problema afecta tanto a la Ciudad como a la Zona Norte y al oeste del conurbano. Nuevamente, en el Gobierno lo endilgaban a los cortes por el incendio.

Mientras tanto, la ola de calor y los cortes eran atravesados por la discusión política. Esta tarde, el ex presidente Mauricio Macri publicó una foto oscura en alusión a los apagones, y la Portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, le contestó con una alusión a sus políticas energéticas entre 2015 y 2019. ¿Se acuerda, @mauriciomacri, del apagón del Día del Padre del 2019? Casi todo el día millones de argentinos sin luz. Mientras los ciudadanos pagaban el 3000 por ciento de aumento en las tarifas que usted había decretado. Todavía esperamos explicaciones”, expresó la funcionaria.

En paralelo, otros referentes de Juntos por el Cambio se sumaron a los cuestionamientos. A la mañana se había expresado la exgobernadora María Eugenia Vidal; y por la tarde se sumaron el diputado radical Mario Negri, y su par de Pro, Cristian Ritondo. “El populismo energético tiene patas cortas, no es gratis congelar tarifas por dos años”, sostuvo el cordobés.

Mientras tanto, en el conurbano, una intendenta kirchnerista del Gran Buenos Aires, Marina Lesci, encabezó una marcha, organizada desde la administración municipal, contra Edesur, en uno de los distritos más poblados, Lomas de Zamora, donde los cortes arrecian desde fines de diciembre. La reemplazante de Martín Insaurralde -jefe comunal en uso de licencia desde su pase a la Jefatura de Gabinete bonaerense- caminaba esta tarde junto a vecinos con el aval de su referente político, que ahora integra el equipo de Axel Kicillof.

No fue un suceso inédito. El de Lomas es uno de los gobiernos del Gran Buenos Aires que hace tiempo bregan por la rescisión del contrato de Edesur y suelen cuestionar a la empresa públicamente. Otro había sido el de Quilmes, que conduce la camporista Mayra Mendoza. “Es una batalla que venimos llevando hace muchísimos años (…) para lograr dos cosas fundamentales: el restablecimiento del servicio y la revisión del contrato que brinda Edesur, que no pasa ningún análisis técnico”, expresó la intendenta Lesci, quien se había manifestado en otras oportunidades contra la empresa como presidenta de la Unión Nacional de Clubes de Barrio.

SEGUIR LEYENDO:

Mapa del masivo corte de luz en la Capital Federal y el Conurbano bonaerense

Ante la falta de luz, AySA pidió a los vecinos un uso racional del agua

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest